La miopía de los testigos oculares

Se ha dicho que los ojos no mienten, pero cuando se trata del testimonio de testigos oculares en Nueva Jersey, el resultado no siempre es claro como el cristal. Cuando se les pide a los testigos oculares que elijan a los sospechosos de una rueda de sospechosos, entran en juego otros factores además de su capacidad para recordar rostros. Estos factores pueden producir un falso positivo.

¿Ver es creer?

El testimonio de testigos oculares es un proceso rutinario de muchos casos judiciales, y algunas acusaciones se han convertido en condenas basadas en él. El problema es que los testigos de delitos no siempre aciertan. Según el Proyecto Inocencia, un proyecto de asistencia jurídica de la Facultad de Derecho Benjamin N. Cardozo, cientos de personas han sido condenadas falsamente por testimonios oculares erróneos. Hasta la fecha, el Proyecto ha liberado a 174 personas condenadas erróneamente por este proceso. Fueron exoneradas por pruebas de ADN que contradecían una identificación positiva.

El Proyecto Inocencia conoce de primera mano cómo estos testimonios basados en la vista tienen efectos devastadores en personas inocentes. Los obstáculos para identificar positivamente a la persona equivocada pueden verse afectados por:

  • Coacción en la escena del crimen
  • Miedo a las represalias
  • Diferencia de apariencia, como la de llevar bigote u otra modificación facial.
  • Confusión sobre el color exacto de la piel o la estatura

Para buscar un resultado justo del testimonio de los testigos oculares, el Proyecto Inocencia presentó propuestas legislativas para aumentar la eficacia en la identificación de presuntos delincuentes. Si se aprueban estas propuestas, los jurados podrán ver una cinta de vídeo del proceso de identificación y evaluar si el procedimiento ha sido defectuoso. Los Estados han reconocido el problema que supone encarcelar a personas inocentes basándose en identificaciones defectuosas y han mostrado interés en modernizar el proceso.

Cerrar la brecha

Educar a los jurados es parte de la solución. La experiencia demuestra que los jurados tienden a confiar más en el testigo ocular que afirma tener una certeza absoluta a la hora de identificar al autor. Sin embargo, la investigación demuestra que tales testigos oculares son sólo ligeramente más precisos que aquellos cuya confianza no era tan alta. Así pues, identificar a los sospechosos dentro de los límites de unas normas claramente definidas contribuirá a frenar las identificaciones erróneas.

La ciencia ha avanzado mucho en la confirmación y exoneración de los acusados de delitos basados en el testimonio de testigos presenciales. Las pruebas de ADN están deshaciendo el daño que han causado algunas de las condenas basadas en testigos presenciales y están dando una nueva oportunidad a los condenados erróneamente.

También te puede gustar...

English