Leyes sobre conducción bajo los efectos del alcohol en Nueva Jersey

Todos los estados penalizan la conducción bajo los efectos del alcohol, pero esto no siempre disuade a los conductores de conducir en estado de embriaguez. Mientras que algunos estados se refieren a conducir ebrio como DUI, Nueva Jersey lo llama DWI, o conducir en estado de ebriedad. Los conductores en Newark que son condenados por DWI podrían estar sujetos a múltiples sanciones.

Visión general de la conducción bajo los efectos del alcohol en Nueva Jersey

Nueva Jersey considera que un conductor está bajo los efectos del alcohol cuando supera el límite legal en una prueba química, como un alcoholímetro. Si un conductor tiene carné, acepta someterse a una prueba química en virtud de las leyes de consentimiento implícito en caso de que un agente piense que está conduciendo ebrio. Bajo los efectos del alcohol significa tener disminuidas las capacidades mentales y físicas, e incluye drogas legales e ilegales además del alcohol.

Nueva Jersey fija la tasa legal de alcoholemia en 0,08, y una detención basada en esa tasa es una acusación per se. Los agentes no necesitan otras pruebas en virtud de la ley per se, y los conductores todavía pueden ser detenidos por conducir ebrios si la prueba por debajo de ese nivel, pero parecen deteriorados.

Sanciones por conducir ebrio

Las sanciones por DWI de menores de edad incluyen una suspensión de la licencia de 30 a 90 días y de 15 a 30 días de servicio comunitario. Esto se aplica a cualquier cantidad de alcohol para los conductores menores de 21 años o con un BAC de incluso 0,01.

Las sanciones por una primera infracción suelen incluir multas de $250 a $400 y penas de 12 a 30 días de cárcel. El conductor debe pagar un recargo de $1.000 para conservar su permiso durante tres años y someterse a una evaluación de alcohol o drogas.

La segunda infracción conlleva la suspensión del permiso de conducir durante dos años, y las multas aumentan de $500 a $1.000. La pena de cárcel es de 48 horas a 90 días. El tiempo de cárcel es de 48 horas a 90 días, y el recargo por licencia aumenta a $3.000 al año durante tres años. Todos los niveles de infracción deben instalar un dispositivo de bloqueo del encendido tras la suspensión del permiso, que comprueba la tasa de alcoholemia del conductor antes de permitirle arrancar el vehículo.

El conductor debe pagar las tasas de educación sobre el alcohol y de restablecimiento de la licencia. Sin embargo, los conductores pueden comúnmente buscar sentencias alternativas para las primeras ofensas, tales como arresto domiciliario y libertad condicional. Conocer las penalidades de una condena puede ayudar a aquellos que enfrentan cargos de DWI a entender mejor el proceso legal.

También te puede gustar...

English